martes, 16 de junio de 2009

MI TRISTE ANTOLOGÍA

Ésta es una antología, mi antología, una antología triste que me elevó al sol para luego dejarme abrazar por sus crueles llamas y someterme al más profundo de los tormentos.
Siempre tuve miedo de mirar al sol, del cálido roce de sus rayos en mi frágil y fría piel...no soy una criatura de la luz, quise serlo y terminé llorando más lágrimas de las que tuve en mí.
Fuí el sacrificio de tu banal vida, mi propio corazón fue el verdugo que asesinó mi más hermosa ilusión junto a ti...pero ¿qué puedo decir? El dolor que me causó tu amor fue el mas hermoso que pude probar en mi vida tan vacía.
Cambiaste todo mi mundo desde el primer momento en que te conocí, llenaste el vacío de mi vida con tu presencia, con tu pensamiento y tus palabras tan bellamente adornadas endulzaste mis oídos...y mi tonto corazón rendido cayó a tus pies. Sólo una frase de mis labios bastó para dar comienzo al final de mi inocencia...maldigo la hora, pero bendigo el destino de haberte encontrado, porque, aunque sea por breves momentos, me hiciste feliz con las mentiras que te creí.
Ese abrazo mortal de tu cálida piel junto a la mía, fue el momento en el que más viva me sentí, como una flor que florece luego del letargo del invierno, así florecí entre tus brazos, dándote de mí lo mas hermoso.
No supiste cuidarme ni quedarte cuando más te necesité, era tu mundo más importante que quien a tí te adoraba más que a nada en este mundo cruel, en el que me arriesgaba a perderlo todo sólo por un segundo contigo. Tuve más de una razón para amarte...¡y aún no puedo creer que dejaras desangrarse así a ese amor tan bello que tenía por ti! Había tanto de él en este corazón que hoy yace sin vida en mis manos...¿pero cómo podías tú saberlo? Nunca te viste más que a tí, nunca me viste sangrar a tu lado, tu belleza era inmedida en tu orgullo banal.
Y, a pesar de que digan que e tiempo es sabio, todavía siento el dolor de tu crueldad...
MIRA LO QUE HAS HECHO DE MI!!!
Todo el tiempo que pasé junto a ti dejó en mí tantas cosas, no me arrepiento de haber dado por tí más de lo que debí, me arrepiento de amarte más de lo que merecías. Aprendí a valorar cada segundo, a ver el mundo de otras formas, a mirar el cielo y suspirar recordándote...junto a tí me volví casi un grano de azucar por tantos dulces besos tuyos cada día, aprendí a decir mentiras piadosas para poder verte a horas no adecuadas, a reemplazar palabras por una simple mirada, a escribir más de mil poemas de amor como jamás había escrito en mi desolada existencia, a tocar el cielo con las manos y a creer, por un instante, que todo era bello a tu lado...Pero olvidaste una final instrucción forzando a marcharse a este pobre corazón.
A tu lado descubrí lo que una rosa significa...aunque después sus espinas me lastimaran despiadadamente.
Finalmente, te dije adiós...o al menos eso hice aunque te hayas ido antes de que mis labios lo pronunciaran frente a ti, porque yo jamás fui cobarde ni me refugié en el silencio.
Por último, si alguna vez lees estas palabras, sabe que no me arrepentiré nunca de haberte dado todo lo que te di, porque lo hice desde mi corazón...no como tú, para quien yo no fui más que otro nombre en tu vacía existencia.



1 comentario:

  1. Ay,ay,ay...Lady Zalir...Confìo en que vas a "Zalir" de èsto...
    Besos.

    ResponderEliminar